Proyecto Cont-arte (1ª parte): Malak Matar

Hasta el verano de 2014, Malak, refugiada palestina originaria de Jora, no había cogido nunca un pincel, no le interesaba el arte. Irónicamente, su nueva vida empezó cuando los aviones de guerra israelíes bombardearon una casa a pocos metros de la suya, en el ataque murió su vecina.

IMG_1721

Ese evento sumió a Malak en una depresión. Mientras el resto de su familia pasaba los días frente al televisor, siguiendo las terribles noticias que iba dejando la guerra, ella los pasaba tumbada en su cama, ausente, sin reaccionar a los bombardeos sionistas que seguían día y noche acabando con las vidas de cientos de personas inocentes.

Hasta que un día se despertó, y pensando que no podía seguir así recordó que tenía en el armario un kit de pintura que le habían hecho comprar en el colegio. Decidió entonces pintar algo para matar el tiempo.

Así empezó su carrera como artista. Desde ese día no ha dejado de pintar ni por un momento. Dos años después, con 16 años, ya ha vendido cuadros por todo el mundo y es seguida en internet por miles de personas, la llaman la Picasso de Gaza.

Lo primero que llama la atención a quien la conoce es su madurez, “la gente habla todo el tiempo, pero lo hacen sin prestar atención. Yo en cambio intento centrarme, fijar mi atención. Siento que siempre hay algo importante que puede servirme de inspiración”.

¿Cómo te afectó descubrir que tenías este talento?

Desde que empecé, la pintura me hizo sentir que podía crear lo que quisiera.
Además, siempre fui una persona muy introvertida, nunca me gustó hablar con la gente. Por eso me alegro mucho de haber descubierto que tengo este talento. Ya que me permite expresarme, mostrar a los demás como soy. Me permite ver mis pensamientos y enseñarlos a otras personas, gracias a la pintura puedo mostrar a la gente mis ideas y creencias.

¿Qué nos puedes decir sobre tu experiencia como una joven pintora en Gaza?

A decir verdad, las reacciones de la gente aquí en Gaza me rompen el corazón. Al principio mi padre, por ejemplo, me dijo que dejara de perder el tiempo y me dedicara a estudiar, que me estaba mintiendo a mi misma. Tambien me dijeron que como iba a pintar bien si nunca había estudiado arte. Pero no les culpo, no vivimos en una atmósfera muy pacífica. Además con la crisis que estamos viviendo la gente no tiene tiempo para pasarse horas mirando un cuadro ni dinero para comprarlo.

Sin embargo, aunque fue muy duro escuchar esas cosas, seguí creyendo en mi misma. Al final eso es lo más importante, creer en uno mismo. Aun a día de hoy me escriben en las redes sociales y en diferentes páginas web artistas que me intentan desalentar, me dicen que soy una principiante, y eso en el mejor de los casos… Pero me da igual, yo simplemente creo en mi misma y sigo adelante.

Y tengo que decir que ha día de hoy mi familia si que me apoya y me felicita por mi progreso, aunque no les gusten o no entiendan todos mis cuadros.

¿Cuáles dirías que son tus fuentes de inspiración?

Naturaleza, por ejemplo, no pinto simplemente porque en Gaza no tenemos. ¿Por qué iba a buscar fotos de naturaleza en internet para simplemente copiarlas?

Mis experiencias diarias me sirven de inspiración. Conversaciones con mi familia y amigos por ejemplo. La literatura es otra de mis fuentes de inspiración. Tambien me gusta sentarme sola y cuestionármelo todo, no dar nada por supuesto, siento que de esta forma me vuelvo más madura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>